La vida en Chile es percibida como altamente injusta, desigual y egoísta.

El paradigma neoliberal ha generado un estado crítico en nuestras vidas cotidianas y ha provocado un nivel de angustia poco soportable en el tiempo. Cada uno de nosotros, como personas, líderes de opinión, organizaciones sociales y partidistas, tenemos una responsabilidad social y ética al entregar contenidos a los otros.

Cada información que entregamos a los otros es una interacción inmediata de vuelta, generando una comunicación múltiple, simultánea y tecnologizada.

Cada interacción es parte de una comunicación compleja, que pareciera alejarse de un relato único que nos permita entendernos y avanzar a una transformación profunda.

Para comunicar hoy es necesario:

  • Co-construir relatos con propósito
  • Diseñar gráfica, símbolos y personajes en situaciones, conectados a una narrativa única
  • Vincular el sentido emocional y afectivo con la información técnica
  • Impulsar la inspiración para empatizar con el otro
  • Mover a la acción en el propósito, sentido y meta